BOLINTXU: Atropello en ciernes del último valle natural de Bilbao


¿Habitamos o destruimos el mundo? 

¿Se puede permitir Bilbao  el lujo de que machaquen su entorno más natural?  

Es decir, que la Diputación va a construir otro viaducto como el de Recalde en la zona del Pagasarri, que está poco más allá?

¿Y se va a cargar el valle de Bolintxu, que es un entorno protegido por ley, en lugar de preserbarlo?

¡Lo vamos a pagar caro de continuar con este tipo de actuaciones! ¡Y no me refiero a los 1.200.000.ooo€ o más que va a costar toda la Super Sur, que también!

¿Pero hasta qué punto es necesaria esta nueva obra?

¿Va a aportar o va a restar costos por muertes y enfermedades por la contaminación del aire como  las cardio y cerebrovasculares, las respiratorias, las de tipo cáncer y las afecciones pulmonares crónicas y agudas? 

¿Va a aportar o va a restar gastos por daños a los cultivos y a la naturaleza en general?

¿A cuánto tráfico entrando y saliendo en Bilbao equivalen las emisiones en carbono de sus obras?

STOP


"No podemos seguir vinculando actividad económica con destrucción ecológica. Con la actual tendencia de las emisiones, las temperaturas podrían aumentar tres o cuatro grados para finales de siglo, y eso sería un desastre. Muchas partes del mundo, incluido el sur de Europa y parte de España y de Euskadi, se convertirán en desierto o quedarán bajo el agua. La economía baja en carbono tiene que ser la gran oportunidad de crecimiento. Tenemos UNA oportunidad en los próximos 20 años de construir una manera más agradable de vivir, de lograr ciudades menos congestionadas, más eficientes, donde la gente se mueva en transporte público o en bicicleta, o en coches eléctricos sin conductor. 


IMG 0776

Cascada del riachuelo de Bolintxu. Pincha en la imagen para ver el video "BOLINTXU: EL ÚLTIMO VALLE"


Podemos convertir las ciudades en lugares más vivibles y más respetuosos con la naturaleza. Si las seguimos construyendo como hasta ahora, seguirán contribuyendo al cambio climático y serán más vulnerables " (Nicholas Stern –London School of Economics–)

© Iker Diaz 2016